Qué ver

 

En épocas pasadas, Lezama contó con otras ermitas hoy desaparecidas y de las que únicamente tenemos referencia documentales. En el siglo XVII, en esta anteiglesia se levantaban cinco ermitas, de las que, a lo largo del tiempo, fueron arruinándose varias hasta desaparecer. Una de las ermitas desaparecidas es la de los Santos Emeterio y Celedonio de Gandorta. Su existencia está documentada desde el siglo XVI.

Su planta, rectangular, de una sola nave, comprende dos partes, perfectamente diferenciables tanto en el interior como en el exterior del edificio.